Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Arriba,abajo...

Imagen
Que si que, que no que… anda que menuda, pero que menuda jota, pero de las que no te menees, se nos están marcando estos últimos días, arriba, abajo, abajo, arriba las encuestas, que, por ejemplo, vaya vaivén nos acaba de pegar justo ahora, justo, justito cuando este articulista estaba comenzando a atacar esta su semanal entrega, la de doña Metroscopia aupando a los socialistas –dicen que por mor del golpe de timón de don Pedro, quién nos lo iba a decir ¿eh?, ahí en plan ordeno y mando, defenestrando por la vía rápida a don Tomás del asalto electoral a la Comunidad madrileña – aupándoles digo, a la cabeza de la intención directa de voto para tal convocatoria, que vamos es que ni ellos mismos se lo acaban de creer, y bajando a los hasta ahora rampantes-triunfantes entusiastas de Podemos al tercer puesto, que lo mismo es que, mire usted, les pesa demasiado, estos días, el monedero… Y eso sin entrar en detalles tal cual que el hala, pues te vas del señor Sánchez al señor Gómez pues les h…

Nieves, desilusiones y esperanzas

Imagen
La verdad es que a este articulista a lo que en realidad le hubiera gustado dedicar la presente semanal entrega, dando de lado por una vez tanta adustez y tanto desasosiego como nos vienen gastando los tiempos, hubiese sido –y en, en verdad, a punto estuvo, ha estado, de hacerlo–  habría sido a intentar transmitirles la sensación de paz y belleza que en la noche de los pasados martes a miércoles le inundara al contemplar fascinado, desde la ventana de su dormitorio, la delicada, casi lírica ceremonia con que la nieve, esa nieve que Cuenca ciudad ya tenía casi olvidada por más inviernos que el calendario afirme que nos gastamos, iba vistiendo de blanco con la grácil, sutil, casi etérea danza de sus copos el entre urbano y campero panorama, los edificios y el río en íntimo tú a tú, que tiene la fortuna de poder avistar desde su casa. Pero, cómo, cómo hacerlo, cómo ponerse ni bucólico ni idílico en estos putos tiempos en que no paran de caérsenos, un día sí y otro también, todos, pero qu…