Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Vaya si no

Imagen
Pues miren por donde; por una vez, el columnista está, pero que del todo, pero que del todo, todo, con el director general del SESCAM. Y es que desde luego, por supuesto, quién va a negar que, cual ha subrayado, este 2012 de todas nuestras crisis que nos estamos chupando, vaya si no va a ser, si no está siendo ya “crucial para el servicio de salud de Castilla La Mancha”. Que se lo digan a tantos profesionales y usuarios de la sanidad pública que están sufriendo ya – y lo que te rondaré, morena – la sucesión de recortes que viene  flagelándola. En lo que, por el contrario, el columnista ya no puede andar en convergencia con don Luis es en el hago y deshago que precisamente en tan delicado campo viene llevando a cabo su partido, tanto a nivel nacional como por estos castellano-manchegos lares. Es más, lo que el columnista cree - y convencido anda de que bastantes, pero que bastantes conciudadanos suyos también lo piensan, no hay más que echarle un ojo a los movimientos cívicos nacidos …

Tradición y esperanza

Imagen
Aún no había vuelto a confirmarse, otra vez, el a cada día más infalible axioma que nos asegura que en cuanto cualquiera de los integrantes del gobierno afirma que algo no va a ocurrir, vaya si no se nos viene encima – ¡toma ya rescate, perdón, en qué estaría uno pensando, línea, línea de crédito! – y - era el jueves pasado - olvidaba el columnista, al menos por unas horas, los ahogos y sofocos del caótico estar sin vivir financiero que nos acosa, reencontrándose con una de las celebraciones más singulares de la festividad del Corpus de cuantas se llevan a cabo en nuestra región y en el propio entero mapa estatal, la de la toledana localidad de Camuñas: del atrio de la iglesia a la plaza del Reloj, luego ya en ella y a continuación por las adornadas calles de la villa, Pecados y Danzantes escenificaban un año más, fieles a una tradición de siglos, el mantenido combate del bien y del mal, del vicio y la virtud, de la luz y la oscuridad. Y en tanto asistía al ritualizado enfrentamiento …

Pues para mí, sí

Imagen
De verdad que espero que no. De verdad que quiero creer que en ninguna reunión, mitin ni acto de cualquier tipo celebrado en nuestro país, sea cual sea la ideología o el modo en que unos u otros pensemos que hay que afrontar la peliaguda situación que atravesamos, llegará a aparecer nunca pancarta alguna como las que esa espléndida periodista que siempre ha sido  Soledad Gallego-Díaz nos señalaba el pasado domingo que se han llegado a ver en reuniones del estadounidense Tea Party proclamando cruel y descarnadamente:  “Tu hipoteca no es mi problema”. Porque, aparte de que eso significaría que la pérdida de valores provocada por la crisis moral que junto a la económica - de la que tanto hablamos y desde luego, que quede claro, sufrimos, vaya si sufrimos - también nos llevamos entre manos y que hasta puede que en buena medida esté en el propio origen de la otra  (y desde luego al menos la sustenta y mantiene), esa pérdida de valores, repito, nos habría llevado a tocar ya fondo (y ansío,…