Entradas

Mostrando entradas de junio, 2010

¿Ideología no?

Imagen
“Yo pongo datos, resultados, los otros ponen posiciones ideológicas”. No quiere, quede claro, el columnista entrar al trapo de lo concreto – la defensa por el titular de Exteriores de su apuesta por flexibilizar actitudes hacia el régimen castrista – que motivaba la entrecomillada frase, sino tomar pie en ella para, insensato él, adentrarse en el mucho más arduo berenjenal de plantearse, ahí te quemas, hasta qué punto y grado la consecución de los primeros, los resultados, debe primar sobre las segundas, las posiciones ideológicas. El asunto, - reconózcanselo – es más bien dificilillo, ya no sólo porque el propio concepto de lo que es o no es ideología varía, y cómo, dependiendo de quien lo use, sino por cuanto, a poco que uno se ponga, de inmediato le sale el barrunteo de – y olvídense del ministro, que no va por él - si muchos de quienes claman lo de hechos, hechos y no idearios, no lo hacen a su vez, digan lo que digan, desde, también, no menos actuantes posiciones ideológicas …

Martin Gardner

Imagen
A muchos de ustedes quizá nos les suene su nombre aunque su presencia en el mercado librero español no haya sido precisamente escasa e incluso, si ya peinan canas, hasta tal vez tengan olvidado por algún estante su “Izquierda y derecha en el cosmos” aparecida en aquella Biblioteca General Salvat – tan barata que cómo no irla adquiriendo cada semana - que la susodicha editorial, junto a Alianza, puso en los quioscos allá por los comienzos de los setenta del pasado siglo tras su también super-exitosa Colección RTVE. O quizá sí; quizá usted sea de quienes, en este país como en tantos otros, le dieron al caletre con sus juegos matemáticos o gritaron ¡sí señor!, ¡claro que sí!, aplaudiendo su denodada lucha contra la superchería y el frade seudocientífico en las páginas de “¿Tenían ombligo Adán y Eva?” o de “Lo bueno, lo malo y lo falso”, si surgidas de su profundo conocimiento científico y su paralelo buen hacer literario, tan sabrosamente aliñadas con su siempre chispeante sentido del hu…