A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

lunes, 25 de junio de 2012

Vaya si no





Pues miren por donde; por una vez, el columnista está, pero que del todo, pero que del todo, todo, con el director general del SESCAM. Y es que desde luego, por supuesto, quién va a negar que, cual ha subrayado, este 2012 de todas nuestras crisis que nos estamos chupando, vaya si no va a ser, si no está siendo ya “crucial para el servicio de salud de Castilla La Mancha”. Que se lo digan a tantos profesionales y usuarios de la sanidad pública que están sufriendo ya – y lo que te rondaré, morena – la sucesión de recortes que viene  flagelándola. En lo que, por el contrario, el columnista ya no puede andar en convergencia con don Luis es en el hago y deshago que precisamente en tan delicado campo viene llevando a cabo su partido, tanto a nivel nacional como por estos castellano-manchegos lares. Es más, lo que el columnista cree - y convencido anda de que bastantes, pero que bastantes conciudadanos suyos también lo piensan, no hay más que echarle un ojo a los movimientos cívicos nacidos al respecto y a la continuada presencia de sus protestas – es que en ese estar en la cuerda floja de la sanidad pública la principal causa son precisamente muchas de las medidas que el Partido Popular está aplicando y piensa seguir aplicando, acogido al dogma de esa austeridad que hasta ahora ha venido siendo su única guía para enfrentar  nuestros problemas económicos, sin que de momento, por cierto, parezca que nos esté dando grandes resultados precisamente. Y es que a ver por qué esa austeridad, que bien claro está que no nos sacará del atolladero si no va de la mano de una hoy por hoy inexistente política de incentivación del crecimiento, tiene que afectar de un modo tan especial precisamente a sectores tan fundamentales y básicos para cualquier país – de verdad que sí don Luis, de verdad que sí doña María Dolores, de verdad que sí, don Mariano – como la salud y la educación. Y por ello, a cada día que pasa, el columnista se convence más de que, con el pretexto y al socaire de la crisis, lo que nuestros gobernantes han puesto en marcha, y si no que me lo expliquen, es - al toque de cornetín de rebajemos el estado y abramos los brazos a la gestión privada - una clara y cada vez más descarada ofensiva, que no puede, ni quizá a estas alturas ya le importa, ocultar su claro trasfondo ideológico. Vaya si no.

Publicado en El Día de Castilla La Mancha y El Día Digital el martes 19 de junio de 2012. Foto tomada de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario