Coherencia



Aparte de la contrastada calidad de su producción literaria, Juan Goytisolo se ha caracterizado siempre por la coherencia de su conducta con su pensamiento. La última muestra rotunda de ello nos la acaba de dar con su rechazo del Premio Internacional de Literatura (reconocedor junto con su creatividad de su atracción por la cultura árabe y la defensa de las causas justas) debido a que su dotación – la nada despreciable cifra de 150.000 euros – procede de la Yamahiriya Libia Popular Democrática creada en 1969 por el golpe militar de Gaddafi, sin óbice de reconocer, son sus propias palabras, “la honradez y valía de todos los miembros” de su jurado presidido por el novelista libio residente en Suiza Ibrahim El Kuni e integrado por profesores de renombre en universidades de Europa, Estados Unidos y Australia. Coherente decisión de quien, cual el autor de “Makbara”, igual ha defendido “la causa palestina de acuerdo a las resoluciones de Naciones Unidas, como la lucha por la democracia y la libertad de los pueblos árabes cruelmente privados de ellas” desde su convicción tanto de que “el brutal desequilibrio existente entre Europa y los países árabes no responde únicamente a razones de índole religiosa sino a causas sociales, políticas y culturales que debemos analizar cuidadosamente”, como de que - pese a su claro interés por la cultura arabomusulmana (o quizá, precisamente por él) - no debemos “cargar todas las culpas sobre nuestros hombros” ya que “las suyas son tan graves como las nuestras”. Chapeau.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no