"Someter las palabras"


“Es ambición hermosa someter las palabras”… Acababa el columnista de regresar a su casa tras un fin de semana entre amigos pleno de calma y, precisamente, de poesía, cuando, cual puñalada a traición, le llegaba la noticia: Diego Jesús Jiménez - esa misma mañana su nombre había saltado en la animada conversación entre colegas - había fallecido pocas horas antes. Y de inmediato, a la par que tantas imágenes – el Diego Jesús de su primera entrevista, allá por principios de los ochenta, medio varado por entonces en el silencio, editor de cómics en facsímil; el de repente recuperado para el palmarés nacional a golpe de galardón firmante de Bajorrelieve; el Diego Jesús ora preocupado director de las Semanas Poéticas en la UIMP ora, a su lado siempre Társila, generoso anfitrión en Priego; el Diego Jesús pintor, enamorado del rasgo y la materia … - acudieron a su memoria los versos iniciales de ese poema, “El lingüista”, que quizá, desde que lo escribiera, antes aún de que, incluido en su pluripremiado Itinerario para náufragos, saltara a la letra impresa, más veces le oyera recitar al propio poeta. Y en el acto el columnista se dio cuenta del porqué. Se dio cuenta de cómo, con qué precisión y justeza, por más que dedicados se anunciaran a glosar el hacer de Juan de Valdés, a configurar venían, junto a los finales, el mejor retrato de su propio autor: “es ambición hermosa, pues que así se da nombre y destino a la vida, la materia ilumina / su corazón cerrado”.
Publicado en Columna Cinco del Grupo El Día. Martes 15 de septiembre de 2009

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no