Me rindo


Siempre he mantenido – y ahí sigo – que el tópico de que una imagen vale más que mil palabras no es sino una falacia de tomo y lomo si de lo que hablamos es de transmitir las cosas cual son o, al menos, seamos prudentes, nos parece que son. Y si no lo creen, lleven a cabo un pequeño experimento: échenle el ojo a cualquier instantánea periodística – de la pura realidad real, ¿no? –, cámbienle el pie de foto por otro que diga lo contrario y… y ya me dirán. Bien; pues pese a cuanto acabo de afirmar, no tengo más remedio que reconocer que cuando la imagen nace de la inteligencia de gentes como Andrés Rábago – hoy El Roto, ayer, Ops, - la cosa cambia y se me vienen abajo todos los palos de ese mi tan rotundamente asertivo sombrajo. Porque ante dibujos – ya lo ven, cuatro trazos de nada – que, con el apoyo de no más de un par de palabras o incluso huérfanos totales de vocablo alguno, nos resultan al tiempo que irrebatibles y certeros, tan plenos de información y sugerencias como el más sesudo editorial o la más aguda columna – ahí, en efecto, me duele – ya me dirán si no se nos menean, pero que de todas, todas, a quienes en estos fregados un tanto narcisistas del miren lo que digo andamos, los mismísimos cimientos de la autoestima. Así que nada; que aún manteniendo lo en un principio dicho, no me cabe tampoco otra que, ante gente tan genial cual don Andrés y algunos otros de sus colegas, rendirme sin condiciones y aceptar que hay veces que sí, que - qué caramba - la frasecilla acierta de pleno.
Publicado en Columna Cinco Grupo El Día el martes 1 de diciembre de 2009. Dibujo de El Roto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no