Oasis


Canta su alegría el sol, tras tantas sucesivas jornadas de grisura y lluvia, desde la ventana junto a la que el columnista, virgen aún la pantalla de su ordenador, anda planteándose cuál podría ser el tema de su semanal entrega. Canta su alegría próxima y doméstica, de buen vecino, con tanta cordialidad y desenfado que, por un instante, casi parecen irreales tragedias como la que, al otro lado del océano, sigue desgarrando Haití – la imprevisible furia de la Naturaleza potenciada por la irracionalidad de tan continuados históricos desatinos – a zarpazos de impotencia y furia, o la que, más puntual pero no menos lacerante, acaba de marcar, en nuevo ejemplo de la vesánica sinrazón nuestra de cada día, con sangre y muerte las calles de Kabul. Canta sí, pese a todo, el sol, su alegría, reconfortante y cálida, quizá animando a que las aún no escritas, ni siquiera pensadas líneas den de lado tan ciertos pero dolorosos hechos para buscar un siquiera momentáneo oasis de si no felicidad, al menos sosiego y calma. Un oasis al que acogerse para, ¿por qué no?, recuperar en su recuerdo esas pequeñas cosas de cada día que, somos así, tantas veces se nos escapan: aquel gesto de cariño al que ayer no prestamos la más mínima atención; la dulzura de aquella canción que, desde la radio de la mesilla, fue peinando anoche con sus notas la larga cabellera de nuestro primer sueño; el… Un oasis. Un oasis, sí, como el que, al menos por hoy, quisiera brindar este escribiente, en este su rincón de la página, a sus posibles lectores.
Publicada en Columna Cinco, Grupo El Día, martes 19 de enero de 2010 Foto tomada de Internet

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no