A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

martes, 23 de marzo de 2010

Don Miguel


No supe entonces cómo ni por qué aquel relato de tan sólo cinco meses del por otro lado nada extraordinario día a día de un bedel amante de la caza y vuelto tolondro por una buñolera a sus ojos con más aquél que la mismísima fílmica Pier Angeli, historia y personaje tan en principio lejanos de mis intereses y lecturas del momento, se me metió tan de inmediato, en cuanto me lo eché al coleto, – calculo que a principios de los setenta ya que era un ejemplar, bien lo sé que ahora mismo lo tengo delante, de la sexta edición, junio del 71 - en mis entretelas de voraz tragalibros; pero eso fue lo que pasó. Por alguna inopinada razón aquel “Diario de un cazador” se me coló, ipso facto y sin remedio, en el sanctasanctórum cabe títulos tan en principio disímiles como la stevensoniana Isla del Tesoro, las tenebrosas historias de Poe, las mágicas crónicas marcianas de don Ray Bradbury o la irresistible atracción de los abismos dostoyevskianos que a la sazón lo habitaban. Sólo con el tiempo he llegado a la firme conclusión de que fue sin duda porque fue en sus páginas donde – aunque sin ser casi consciente, en ese instante, de ello – descubrí la espléndida belleza de mi lengua al sentirla como nunca antes la sintiera; esa belleza que sólo alcanza cuando quien la maneja - perdón, quien por ella, sabio y a la par humilde, se deja usar – lo hace desde la sencillez de quien vaya si la conoce, sí, pero también desde la enamorada razón de quien la vive y ama. Cual lo hacía; cual en tantas ocasiones lo hizo, Miguel - don Miguel - Delibes.

Publicado en Columna Cinco, Grupo El Día, el martes 16 de marzo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario