Más impúdica autopropaganda





De tanto en tanto uno se encuentra al ir navegando por la red sorpresas tan agradables como esta reseña de mi "Llámalo viaje" publicada en "El Portal de Las Letras en Cuenca" que, como digo en el titulillo, os copio sin el menor pudor:

Llámalo viaje (1977-2008)
José Ángel GarcíaTarancón, 2009. El Toro de Barro, 94 páginas

Casi siempre, un nuevo libro de José Ángel García es un regalo para la vista, el tacto y los sentimientos. En esta ocasión, se trata de un regalo recuperado porque el contenido viene a ser como un reciclaje de emociones ya vividas anteriormente, una suerte de antología -peculiar, como casi todo lo que tiene que ver con nuestro autor- a partir de versos ya incluidos en otros libros anteriores. Podríamos preguntarnos cuales podrían ser los motivos íntimos o razones literarias por la que un poeta no solo en plenitud de madurez creativa sino en una edad razonablemente adulta considera necesario hacer una antología de su obra. Él mismo no lo explica, por lo que habrá que bucear en los comentarios compañeros del texto poético, básicamente en la introducción de Francisco Mora aunque tampoco hay que desdeñar la nota editorial complementaria según la cual el propio El Toro de Barro ha pretendido recapitular sobre una aventura que el mismo Toro ayudó a iniciar cuando en 1977 sacó adelante el primer libro de poemas del autor. Hay mucho de aventura, en efecto, en la obra poética de José Ángel García, por la audacia con que se inmiscuye en aspectos generalmente situados en la linde del universo poético, aunque nunca totalmente fuera de él y por la capacidad, muy cerca de la disección científica, para buscar y encontrar en las palabras las múltiples variantes capaces de transmitir sensaciones ante las que el común de los mortales actúa de manera contraria, esto es, quedándose sin ellas. En esa vinculación tan profunda existente entre contenido y continente reside uno de los mayores atractivos de la poesía de José Ángel García, mediante un sistema de símbolos verbales con entidad suficiente para producir en el lector el suave deslizamiento hacia placeres verdaderamente sensoriales, con el aderezo de una no disimulada afición hacia lo lúdico, elementos todos que confluyen para definir este interesante y personal universo literario.Decimos que Llámalo viaje (1977-2008) es un libro antológico, recopilación de poemas (unos en verso, otros en prosa) extraídos de libros anteriores pero unificados aquí de manera que, si se prescindiese de esa observación previa, bien podría ser considerado como un texto con entidad en sí misma, que la tiene. Hay aquí fragmentos de su primer (originalísimo) libro, un auténtico punto de inflexión en la poética conquense de los años 70, Cuatro cosas de mi gato y otras más, pasando luego por el que ayudó a consolidar el nombre de José Ángel García como una firme realidad entre los jóvenes poetas del momento, Cómico en faena en lona de palabras (con el que ganó el premio Fray Luis de León), Borrador de tránsitos (quizá su libro más personal y, a la vez, más ambicioso conceptualmente hablando), Ritmos de luz y sombras, Entre dos Sauras, el divertido y creativo El día que todas las mujeres del mundo me desearon, hasta llegar a sus últimas aportaciones editoriales, Poemas para un jardín, Sólo pájaros en vuelo, e Itinerarios.Quizá -y volvemos al principio de este comentario- el recopilatorio es un poco precipitado, teniendo en cuenta la edad del autor y su incansable dedicación a la escritura, pero obviando ese concepto -antología- nos encontramos ante un libro de subyugante lectura, demostrativo de que por los textos no ha pasado el tiempo, tal es la lozanía actual con que esas palabras amorosamente encadenadas pueden llegar hoy hasta nosotros, con la misma vigencia que cuando fueron escritas. Y eso da sentido a este viaje literario en el que José Ángel García nos sumerge para disfrute de los lectores.


OLCADES El Portal de las Letras en Cuenca - info@olcades.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no