El bosque



Canturrea el agua su cantinela cauce adelante de regato en regato - tan sólo algún modesto rabión acelera de tanto en tanto su cadencia - mientras el vivaz aleteo de las mariposas pespuntea el movedizo tapiz de luz y sombras que el sol borda sobre el suelo a través del calado dosel arbóreo de los fresnos. Asustada por el pasar del caminante, una lagartija trepa ahora, ágil y rauda, por el inmediato talud – tierra, pizarra y tiempo - desde el móvil sueño verde de los helechos hasta la base misma de los castaños que sobre él sustentan la milagrosa longevidad de sus troncos horadados y tapizados de musgo; cielo arriba, apenas perceptible su silueta entre el entramado de hojas y de ramas, planea, siempre al acecho, un águila culebrera. Vuelto hoy montañero andarín por la lucense Sierra del Caurel, detiene un momento su avance el columnista por la senda que de Paderne a Seoane (cómodo, escogió para caminarla la cuesta abajo en vez de acometerla hacia arriba) discurre junto al río “Pequeno”, aún a la busca de su hermano mayor el Lor, por mejor y con más calma disfrutar de la belleza de un paraje al que su imaginación no tiene que esforzarse demasiado para encontrarle un, ¡ay, siempre la literatura!, feérico – que por tierras celtas anda - sí no, vayamos de mito-modernos, tolkeiniano toque. Y por un instante se siente, él también, una pieza, un elemento más de la total plenitud de un día que, plácidamente orgulloso, se permite, narciso con total derecho, detenerse a contemplar su propia plena belleza.

Publicado en Columna Cinco Grupo El Día el martes 14 de septiembre de 2010. Foto JAG

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no