Adiós, don Luis



No hace mucho más de un mes la invitación a presentar en público “Los jueves milagro” daba al columnista la oportunidad de disfrutar, una vez más, del jugoso y socarrón universo fílmico de Luis – de don Luis – García Berlanga. Porque aunque no fuera una de sus obras maestras, la película, desde el mismo inicial silbato de ese tren que ya no va a parar nunca en Fontecilla tras la entrada en decadencia de su balneario de cálcico-nitrogenadas aguas, y especialmente en toda su primera parte, atesora las características de la mordaz y sin embargo a la par tierna mirada del levantino sobre la humana condición hispana. En ella está ya el Berlanga que maneja como nadie el plano secuencia; el Berlanga maestro de la narración coral; el Berlanga nexo de unión a su modo y manera de Arniches con el neorrealismo italiano e incluso el Berlanga que en algún un momento hasta casi nos adelantaba, “avant la lettre”, lo que luego íbamos a llamar realismo mágico aunque, eso sí, a pie de celtibérico terruño… Y, desde luego, el Berlanga agudo cronista de nuestros ridículos intereses y egoísmos a través del ser y actuar de unos personajes que casi son caricaturas pero a los que, paradójicamente, les infunde tanta humanidad, tanta verdad nuestra de cada día, que se nos vuelven, pese a los satíricos trazos con que nos los presenta, entrañables, próximos, cercanos… Adiós, don Luis, y gracias por tanto regodeo por tus historias propiciado, y por el goce que aún, cada vez que de nuevo las veamos, nos volverás a regalar.

Publicado en Columna Cinco, Grupo El Día, el martes 16 de noviembre de 2010. Foto tomada de internet

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no