Hoy creo


Aún, aún le salta de gozo al columnista el corazón en el pecho tras las recientes expulsiones propinadas por sus pueblos a los dictadores de Túnez y de Egipto - plaza Tahir de todas las esperanzas, que no se malogren tus anhelos – igual que, los hechos se lo han venido a recordar, lo hiciera, con fraternal pero rabiosa envidia, aquel abril del 74 del pasado siglo en que a los fusiles del ejército portugués les brotaron, Grândola, vila morena, claveles de futuro, dándoles a sus conciudadanos lo que a nosotros sólo nos daría, aunque no fuera tanto después, el paso del tiempo - menos mal que, ya que no habíamos sido capaces de la mayor, supimos aprovechar con cierta inteligencia la menor – o le brincaría, quince años después, la noche en que el Muro dejó de serlo iniciando el derrumbe del castillo de naipes de todo el telón de acero y paliando así las en su día sentidas amarguras del aplastamiento soviético de la revolución húngara del 56 o del fin de los seis meses del sueño de la “primavera de Praga” en aquel 68 de todas las utopías. Y por eso, dando de lado su habitual escepticismo, no duda en escribir, becquerianamente, que hoy cree; que hoy cree en el ser humano aunque su país se empeñe, Dios nos valga, en dar “bonos” de estima – ¡ay, intereses, cuántas bajezas se cometen por vuestra culpa! – a gente como Obiang a quien ojalá, más pronto que tarde, el guineano pueblo confunda.

Publicado en Columna Cinco, Grupo El Día, el martes 15 de febrero de 2011. Foto tomada de internet

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no