A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

lunes, 11 de marzo de 2013

GRACIAS (EN LA DESAPARICIÓN DE "EL DÍA DE CASTILLA LA MANCHA")




                                          Viñeta de "Chocolate con picatostes" en el último número de 
                                                        El Día de Castilla La Mancha


Con dolor y rabia os copio a continuación mi "Columna Cinco" aparecida en el último número de la edición impresa de El Día de Castilla La Mancha que el domingo 10 de marzo del presente 2013 sacó a la calle su entrega final. Con él ha dejado a su vez de emitir el canal televisivo CNC

Gracias

 Para Ángel Luis. Para todos ustedes, lectores


Trece semanas… Trece semanas tan sólo nos faltaban a los de la Columna Cinco para cumplir década dándole, semana tras semana, al texto, sin hurtarle el cuerpo ni una sola vez, ni descanso estival ni leches, a una cita (unas quinientas hemos sumado en números redondos) que quien hoy firma estas líneas, ¡ay!, de despedida tenía el privilegio de iniciar – pura suerte, el orden alfabético, ya saben – aquel martes 17 de junio de 2003. Casi diez años de darle al magín y a la tecla para compartir con cuantos de ustedes, lectores, quisieron encontrarse con nosotros para contrastar opiniones y pareceres – pues claro que sí, pues mire, no, pero qué demonios dice este tipo - en estas páginas que hoy dicen adiós. Casi diez años en los que empezamos siendo cinco y hemos terminado siendo seis  cuando, tras que la dura realidad del existir nos robara a nuestro compañero Ángel Luis - ¿se acuerdan de Renato y de su tertulia del resoli on the rocks? –vinieran a sustituirle aquéllos a quienes él diera vida y ejemplo. Casi diez años en los que hemos tenido el privilegio de compartir con cuantos – de la propiedad al último de los redactores, diseñadores, administrativos, ordenanzas, comerciales o repartidores – han estado ahí, a la brega, a las maduras y a las duras (y no saben ustedes, cuantas de estas últimas han tenido que pasar) fajándose para que pudiéramos tener cada día al alcance de la mano y de la vista - en casa, en el bar, en la oficina – el palpitar de nuestras ciudades, de nuestros pueblos, de nuestra región; ese palpitar que hoy se queda, se nos queda a todos, con un canal menos – y demasiados han desaparecido en los últimos tiempos – por el que llegarnos. Casi diez años, también, en los que, cada uno desde nuestro particular según y cómo, les entregamos un poquito de nuestro yo para recibir a cambio el impagable privilegio de que nos dejaran meternos de rondón en sus vidas. Gracias por ello y hasta que cualquier día, en la red o en donde sea – que sí, venga, que si nos empeñamos habrá tiempos mejores – nos encontremos de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario