A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

lunes, 1 de julio de 2013

Zóbel: Ya era hora

                                                                                                Fernando Zóbel


Puede que fuera por culpa de su propia condición de descubridor y mecenas de toda una generación de artistas – la de quienes allá por los sesenta del pasado siglo lidiaban a la contra y con la abstracción como bandera en el adormecido panorama plástico de nuestro país y que tan impensable acogida hallaron en el museo por él fundado - pero el hecho es que durante bastante, demasiado tiempo la obra pictórica de Fernando Zóbel, cuidadosamente pensada y elaborada, leve y exquisita, pareció quedar, pese a su indudable calidad, en una especie de modesto segundo plano comparada con la elevada consideración que, más pronto que tarde, conseguía la de muchos de esos artistas que precisamente en las Casas Colgadas hallaron su mejor escaparate promocional. Y eso no era, desde luego, nada justo. Las cosas sin embargo parecen estar cambiando algo, o más que algo: desde hace algún tiempo el interés por el Zóbel pintor crece, y muy significativamente, especialmente en el mercado oriental del arte. Buena prueba de ello son los  precios crecientes con los que vienen adjudicándose sus cuadros en las subastas, por ejemplo, de Sotheby´s o de Christie´s en Hong Kong, o, viniéndonos ya a nuestros lares,  en la mismísima madrileña Fernando Durán. Pues qué quieren que les diga: que ya era hora.

Publicado en Las Noticias de Cuenca, nº 0, 28 de junio de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario