De todos y para todos

´


Va, pensiero, sull’ali dorate,va, ti posa sui clivi, sui colli … Mil doscientas fueron las voces que bajo la batuta de Miguel Sanz – y aparte de las de tantos otros que mal que bien, bien que mal, a ellas se sumaron espontáneamente, incluido el personal torpe tarareo de este columnista- vinieron a cerrar en el mediodía madrileño del pasado domingo, dos y veinte de la tarde, con los versos que Temistocle Solera escribiera para el coro de esclavos del Nabucco verdiano y a la vera misma de la castiza Puerta de Alcalá –mírala, mírala, ahí está- la espléndida mañana que, regalada por una meteorología de anticipada y soleada primavera, había convertido el madrileño Paseo de Recoletos, de Cibeles a Colón, de Colón a Cibeles, a golpe de fiesta y de las más varias propuestas –de la música de todo tipo al verso, de la pantomima al diálogo o el soliloquio teatrales, de la pintura al juego- desde los veinticinco escenarios y tingladillos allí instalados y desde la propia nutrida concurrencia de quienes, en regocijada multitud, habían acudido a contemplar lo que desde ellos se les ofrecía,  en caja de resonancia del lúdico-reivindicativo grito de las más de ochenta asociaciones que, agrupadas en ciudadana plataforma bajo el lema de “Todos somos cultura”, habían convocado la cita para recordarnos a todos –incluidos ustedes, señoras y señores de la política y la administración- que ella, la cultura, es un patrimonio común que “forma parte primordial de la identidad y la dignidad de la ciudadanía de un país” y es por tanto “un derecho de todos y un factor decisivo para un desarrollo integral y sostenible, sabiendo que el respeto y la valorización de la diversidad cultural son indispensables para la dignidad social y el desarrollo integral del ser humano”. Razón –razones- sin duda por las que el mismísimo artículo 9.2 de nuestra Constitución afirma que corresponde a los poderes públicos “facilitar la participación de los ciudadanos en la vida cultural”.  Pues a ver si se enteran y se dejan de tanto subir el iva y tanto recorte. Por cierto que lo mismo les viene al pelo recordarles aquella anécdota del histórico premier británico  Winston Churchill que -como rememoraba con ocasión de la jornada matritense el liberal Antonio Garrigues Walker y oportuno recogía en su artículo al respecto Rafa Fraguas, perdón, viejo compañero, por el descarado hurto- cuando, en pleno fragor de la segunda guerra mundial, le propusieron recortar el apoyo a la cultura no dudó en responder: “¿Quitarle el presupuesto a la cultura? Entonces, ¿para qué luchamos?”.

Publicado en Las Noticias de Cuenca. Sección "Déjenme que les diga". Semana del 14 al 20 de marzo de 2014. Foto del autor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Nosotros, los del Sur

Vaya si no