A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

viernes, 28 de agosto de 2015

Efemérides y recuperación de imagen




Plagado, pero que plagadito de efemérides socioculturales se nos presenta en Cuenca el postelectoral año que viene, don dos mil dieciséis: que si los veinte diciembres de la declaración de nuestra capital como ciudad Patrimonio de la Humanidad, que si la llegada a la treintena de la facultad de Bellas Artes, que si el mismísimo medio siglo ya de la apertura del Museo de Arte Abstracto en unas Casas Colgadas que desde la administración autonómica se nos asegura alcanzarán la condición de –no, mire usted, no lo eran– Bien de Interés Cultural… Año de efemérides cuyas celebraciones bien pudieran, qué digo pudieran, debieran servir para no sólo reactivar, puertas hacia dentro, nuestra en los últimos tiempos no excesivamente boyante vida cultural, sino para recuperar la también por desgracia bastante disminuida presencia en el marco estatal de la prestigiada imagen que otrora tuvimos –y aún pese a todo en buen grado se mantiene aunque haya ido, ¡ay!, a la baja– de enclave artístico de calidad y vanguardia. Una recuperación sustentada, eso sí, no sólo en ese aún persistente eco de aquella imagen sino, sobre todo, amén de su potenciación mediática, en la puesta en marcha de una oferta real y funcional y que además no sea flor de un día, puro fuego fatuo celebrativo, sino pensada y construida para mantenerse en el tiempo y apoyada tanto por la propia sociedad conquense como por unas instituciones que, pasada ya la resaca de las urnas, olviden sus dimes y diretes partidistas para colaborar, todas a una, en la tarea;  vamos, lo que no fuimos capaces de hacer cuando aquello –¿se acuerdan? – de la capitalidad cultural europea.  Una tarea que, junto a sus más conocidas bazas, de la Semana de Música Religiosa al propio Museo de Arte Abstracto, debería, por ejemplo, reanimar la meritoria pero económicamente constreñida actividad de instituciones como la Fundación Antonio Pérez o la Antonio Saura o el Museo de la Ciencia, conseguir la reapertura del Espacio Torner, recuperar, por qué no, aunque quizá modificando y ampliando sus características, el desgraciadamente perdido Instituto de Música Electroacústica, o el mortecino si no es que ya claramente agónico Centro Almodóvar de la UCLM, o el mismísimo ahora bastante quiero y no puedo proyecto de Museo Arqueológico en la reconvertida Ars Natura, sin olvidar por cierto sino todo lo contrario, a este respecto, la sabia alianza de la oferta capitalina con la realidad de una provincia que, a más de las propias espléndidas condiciones de su medio ambiente natural, goza precisamente de un patrimonio arqueológico –Segóbriga, Ercávica, Valeria, el mosaico de Noheda– y paleontológico –Las Hoyas, Lo Hueco– bien poco, si es que es algo, aprovechado. ¿No les parece? 

Artículo publicado en Las Noticias de Cuenca. Sección DÉJENME QUE LES DIGA. Semana del 28 de agosto al 3 de septiembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario