A modo de presentación

Hola a todos, seáis quienes seáis quienes, por las razones que sean - puro azar o locura voluntaria - habéis caído por estos virtuales lares, por este "aquí estoy" donde, en la medida que mi innata pereza me lo permite,voy publicando mis habituales columnas periodísticas en los diarios del grupo El Día, tal cual noticia que pienso que os puede interesar y, en fin, para qué engañaros, lo que en cada momento se me ocurre. Ya me diréis...

martes, 8 de diciembre de 2015

Crucen los dedos





Crucen, crucen los dedos a la espera de que los ciento cuarenta y siete países que a partir del próximo 30 de este mes van a acudir a la cita en París de la COP 21 –que por si alguno de ustedes no lo sabe es la Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, toma ya sigla– le echen al asunto lo que hay que echarle y lleguen a decisiones que de verdad contribuyan a hacerle frente, al menos en un algo, al que sin duda es el mayor desafío global al que en la actualidad se enfrenta nuestro pobre planeta, adoptando medidas para conseguir, ése es, dicen, el objetivo, que la temperatura media mundial no se incremente en este nuestro siglo, como parece que haría si no tomamos medidas, dos grados por encima de la  que nuestros antecesores tenían en la era preindustrial, mediante compromisos voluntarios –sigan cruzando los dedos– para reducir los gases de efecto invernadero en el horizonte de 2030 –hasta entonces parece que nanay, que seguirán creciendo– y entre ellos especialmente el CO2 proveniente de la utilización de los combustibles fósiles como fuente de energía, sea, cual algunos de esos países proponen, mediante la reducción directa de esas emisiones, sea, cual ofertan otros, minorando su consumo de energía. Y bueno, parece que algo podría lograrse –póngale una vela a quien les parezca– dado que quienes más contribuyen a esa contaminación estarían –estaríamos, que junto a China y a Estados Unidos, los dos principales cocos, por ahí anda también nuestra bendita Unión Europea–más dispuestos ahora a ponerse a la faena, la primera porque es que ya tiene regiones en las que lo de respirar va siendo puro milagro, la segunda porque viene sustituyendo sus plantas de carbón por las de gas –contaminantes pero menos– y nosotros los europeítos porque lo mismo es que nos hemos empezado a tomar en serio la amenaza ya que acudimos a la capital francesa, saquemos pecho, con la propuesta más ambiciosa: una reducción en nuestras emisiones para ese 2030 del cuarenta por ciento respecto del nivel alcanzado en 1990, aunque, dado que esas nuestras emisiones anuales no suponen apenas el diez por ciento del total, tampoco es, desde luego, que vayamos a salvar al globo. Lo dicho, crucen los dedos y no me chillen si alguien, como parece que va a hacer el ayuntamiento de Madrid, les avisa de que, para atufarnos menos, quizá deban reducir la velocidad a la que su coche pueda circular por la ciudad, que todos deberemos, digo yo, aportar nuestro granito de arena.

Publicado en Las Noticias de Cuenca Sección DÉJENME QUE LES DIGA Semana del 13 al 19 de noviembre de 2015. Foto tomada de internet 

No hay comentarios:

Publicar un comentario