Cuando esto pase

Mapa de las zonas de España en las que la densidad de población es más baja (rojo, por debajo de 8 habitantes por km2; naranja, por debajo de 12,5 habitantes por km2). Autor: Pilar Burillo, estudio SESPAS.

El pasado 31 de marzo se cumplía un año de la manifestación que en esa fecha del año anterior reuniera en la capital de nuestra nación a más de cien mil personas contra la dura realidad de la despoblación que lacera a tanta parte del medio rural de nuestro país, esa España que al principio vinimos a llamar la España Vacía y hemos finalmente acabado nombrando, de manera mucho más ajustada a la realidad, la España Vaciada. La omnipresente realidad de la pandemia que nos azota relegó, ha relegado a un segundo término en los medios de comunicación y por ende en la atención ciudadana, la presencia de la conmemoración de aquel grito colectivo reclamando inversiones y un futuro en ese territorio para las nuevas generaciones. Pero esa realidad, esa dura realidad, sigue ahí como han recordado quienes organizaron la manifestación y por fortuna continúan trabajando para intentar que nuestra sociedad revierta tan discriminatoria e injusta situación. Y sigue ahí incluso puesta aún más de relieve por la propia crisis sanitaria que no ha hecho sino volver a evidenciar, con más crudeza si cabe que antes, las acusadas diferencias entre el deshabitado interior peninsular y las grandes aglomeraciones urbanas y las áreas costeras en sectores tan fundamentales para el propio existir de quienes en ellas aún –cada vez, por desgracia, menos y menos– viven o casi cabría decir que en ocasiones simplemente semiviven o sobreviven, en materia de infraestructuras sanitarias, comunicacionales y tecnológicas. Semiviven, sí, porque ¿se imaginan cómo estaría siendo esta cuarentena que tanto nos agobia para quienes, incluido quien esto firma, tenemos el privilegio de la condición de urbanitas,  sin haber tenido como quien dice a pie de portal  y, con las pegas que queramos ponerles, la atención sanitaria, las tiendas y supermercados de alimentación y productos básicos, el transporte público o, ¡qué demonios!, esa tecnología digital que si por un lado está permitiendo, mejor o peor, el teletrabajo de los adultos y la educación online de nuestros hijos, por otro nos ha mantenido socialmente interconectados? Simplemente por ejemplo, ¿qué, reconozcámoslo, hubiera sido de nosotros estos días sin videoconferencias, sin instagram, sin facebook, sin twitter sin tiktok y sin plataformas de contenidos de ocio o culturales? Pues eso, eso precisamente, eso y todo lo anteriormente reseñado y alguna que otra cosa más es lo que, entrando ya en la tercera década de nuestro bendito siglo XXI, y para vergüenza colectiva, les pasa a nuestros compatriotas asentados en una España que, si sigue así, pronto dejará de existir, incluso de ofrecernos la egoísta oportunidad de asentar en ella nuestras idílicas segundas residencias campestres. Por eso, por la radical injusticia de tan desequilibrada realidad social, cuando esto pase, y entre tantas y tantas cosas que tendremos que replantearnos y deberemos apañar en este nuestro asendereado país, no deberíamos olvidarnos de ello y, es más, deberíamos exigirnos, poner  manos a la obra, desde el más modesto ciudadano de a pie hasta los poderes económico e institucional, para hacer frente a la aguda crisis funcional que tanta parte de nuestro medio rural padece y, en consecuencia, reclamar , cual lo hiciera el diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte en el pleno del Congreso en el que se votaron la prórroga del estado de alarma y la convalidación de las nuevas medidas sociales y económicas y en nuestra propia provincia demandan colectivos como, entre otros, Cuenca Ahora, que ese pacto o esos pactos para la reconstrucción del país de los que tanto se habla y esperemos que realmente se alcancen, no deje atrás a esa España olvidada, a esa España en tan mantenida y perpetua cuarentena funcional, a la España Vaciada.

 Artículo publicado en la edición digital de Las Noticias de Cuenca  el sábado 18 de abril de 2020  https://www.lasnoticiasdecuenca.es/opinion/cuando-esto-pase-1281

Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA CITA EN CUENCA DE LA POESÍA ESPAÑOLA CON UNA EDICIÓN MÁS DE "POESÍA PARA NÁUFRAGOS"

ULTIMÁTUM

Una buena racha