La hora de la ciudadanía

 

                                                                                                                                   Foto JAG

Desde el jueves y hasta el próximo día 31 los vecinos de nuestra capital provincial podremos votar los proyectos que más útiles, viables e interesantes nos parezcan de los treinta y dos que finalmente la comisión técnica creada al respecto seleccionó de entre los ciento cincuenta y uno presentados desde la ciudadanía a los presupuestos participativos puestos este año en liza, por primera vez, por el ayuntamiento, propuestas que se pueden consultar y ser votadas en la plataforma decide.cuenca.es, donde figuran tanto ellas como las descartadas; una votación que requiere ser mayor de dieciséis años, estar empadronado en el municipio y registrarse; y una votación que quienes no tengan acceso a internet o necesiten ayuda para completar el trámite se ha anunciado que se puede llevar a cabo, de lunes a viernes y de 9 a 14 horas, en el punto de acceso que, asistido por personal municipal, se ha montado en el Centro Joven de la avenida de Reyes Católicos, bajo cita previa a  solicitar en el teléfono 969 23 90 24.

Como primera iniciativa de este tipo falta saber qué resultado tenga la apuesta –tanto en cuanto al interés y por tanto a la participación que la convocatoria despierte entre los conquenses capitalinos como, luego, en cuanto a la plasmación de los proyectos finalmente elegidos– pero vaya si no resulta especialmente oportuna en un momento como el actual en el que, como acertadamente señalaba bien recientemente, en más que interesante entrevista periodística, la filósofa estadounidense Judith Butler, “la brecha entre la política electoral y los movimientos sociales es muy grande”, un problema presente en general en todas partes pero que en nuestro país lo está especialmente como resultado de un proceso, el de la transición política, en el que, si bien en una primera etapa los movimientos ciudadanos tuvieron un papel claramente activo, se fue registrando luego su progresivo debilitamiento y, en muchos casos, su fagotización por los partidos políticos hasta dejar prácticamente en manos tan sólo de éstos la actuación política en un proceso acomodaticio después potenciado por la engañosa sensación de euforia que la instauración de ese estado de bienestar que llegamos a creer imposible de perder provocó en nuestra conciencia; un proceso tan sólo roto en los años recientes por fenómenos como el 15 M que, sin embargo, tras su esperanzadora eclosión tampoco consiguieron plasmarse en una continuada ni funcional acción cívica efectiva. Y sin embargo esa acción cívica es hoy más necesaria quizá que nunca para conseguir primero que los movimientos sociales tengan presencia efectiva y luego hallar la forma de acercarlos a las propias políticas electorales, algo para lo que, paradójicamente, y vuelvo a citar a la filósofa norteamericana, nuestro actualmente tan real “miedo común nos pueda ayudar a sumar fuerzas y agilizar las acciones de todos los movimientos sociales para establecer prácticas de justicia social”. Ojalá sea así. De momento, y en tanto podamos irlo intentando, ¿qué tal si, para empezar, por lo que aquí y ahora tan a mano tenemos, los conquenses capitalinos nos implicamos en la actual oferta municipal y perdemos –mejor dicho, ganamos– un ratito de nuestro tiempo para votar en esa oferta que hoy ha motivado a este articulista a escribir este texto?

Artículo publicado en Las Noticias de Cuenca  en la edición en papel del viernes 23 de octubre de 2020 y en la digital https://www.lasnoticiasdecuenca.es/opinion/hora-ciudadania-1401

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Árboles

Cara al futuro