Sanidad y presupuestos

 

                                                                                                              Foto tomada de internet

Si algo ha puesto especialmente de relieve la dura bofetada de la pandemia ha sido la necesidad de potenciar un sistema sanitario del que tan orgullosos parecíamos estar y que sin embargo a la hora de la amarga verdad ha revelado tan numerosas carencias. Es por ello que –y dando de lado en el presente comentario la evidente necesidad de acometer reformas estructurales que aseguren su sostenibilidad a corto y a medio plazo mediante un pacto político-social por la salud que empiece a abordar de manera decidida y con acciones concretas los retos a los que se enfrenta ese sistema, tema asaz más complejo parece casi de cajón que cuando el proyecto de Presupuestos de nuestra Comunidad Autónoma acaba de iniciar, con su presentación por el Consejero de Hacienda y Administraciones Públicas   el pasado 27 al presidente de las Cortes regionales, el camino de su aprobación, le echemos de inmediato el ojo a las partidas referidas precisamente a esa área, y en concreto, desde estos nuestros particulares provincianos intereses, a las que en el Proyecto hacen referencia a Cuenca, unas partidas que, avanzadas por la delegada de la Junta en Cuenca y el delegado provincial de Hacienda y Administraciones Públicas, a más de los veinticinco millones de euros previstos para continuar con la construcción del nuevo hospital de la capital y sus accesos prevén algo más de 1.100.000 euros para la construcción del Centro de Salud de Horcajo de Santiago, 1.200.000 para la ejecución del de Campillo de Altobuey y otras distintas cantidades para los de Mota del Cuervo, Sisante, Carboneras de Guadazaón, Villamayor de Santiago, Talayuelas y Cardenete, partidas todas ellas que, dada la actual composición del parlamento castellanomanchego, hay que suponer que no experimentarán demasiados cambios hasta su consolidación final. No es este comentarista precisamente un experto en el tema y por tanto  no se atreve a precisar sin serían o no las más adecuadas y correctas dentro del mapa provincial de necesidades aún cabrían, evidentemente, toques o incluso inclusiones para su mejora al amparo de su trámite parlamentario– pero bienvenidas sean evidentemente por los beneficios que de seguro conllevarán, pero ello no obsta a que nos continuemos planteando cuestiones tan a su vez importantes como el imprescindible aumento generalizado de la dotación de profesionales y especialistas en todos los puntos de salud del territorio conquense y castellanomanchego y su necesaria continuidad alejados de temporalidades– o la resolución definitiva de conflictos tan enquistados en el tiempo como el que afecta al sector del transporte por ambulancias, junto a, también, la posibilidad –expertos habrá piensa quien esto firma que podrían elucidar el asunto– de plantearse si no sería conveniente que, en un cierto plazo, el hospital capitalino no fuese el único existente –ya sé que son palabras mayores–, cual hoy ocurre, en nuestro mapa provincial.

Artículo publicado en Las Noticias de Cuenca, edición impresa 30 de octubre de 2020 y en la edición digital https://www.lasnoticiasdecuenca.es/opinion/sanidad-presupuestos-1408

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Árboles

Cara al futuro