Aprovechar o no la ocasión

 


Parece claro que pese a la progresiva vacunación de la población el próximo curso escolar aún tendrá que, al menos en su arranque, seguir desarrollándose en ciertas condiciones de excepcionalidad lo que en principio significará probablemente, junto al mantenimiento del uso de las mascarillas y la distancia interpersonal, la prórroga, al menos en una primera etapa, de la contratación de parte del profesorado adicional que precisamente por la pandemia se incorporó a sus plantillas a lo largo del actual. Sin embargo uno de los principales diarios de ámbito nacional publicaba estos días un reportaje realizado mediante entrevistas a los responsables educativos de una docena de nuestras Comunidades Autónomas en el que, aunque sin citar casos concretos, se señala que una vez que la crisis sanitaria se dé por superada o al menos mejore sustancialmente, esos ejecutivos autonómicos estarían pensando en prescindir de buena parte de esos docentes de refuerzo contratados para reducir el número de alumnos por aula y permitir los desdobles a los que obligaron los protocolos higiénico-sanitarios porque, según se dice textualmente en el mencionado diario “a pesar de que los principales sindicatos, asociaciones de directores y de familias han pedido mantenerlos como una forma de mejorar la calidad del sistema, las Comunidades lo consideran, en general, presupuestariamente insostenible”. Y, peor aún: si bien algunos de esos responsables afirman que su idea sería mantenerlos hasta final de curso mientras otros apuntan que podría hacerse por unos meses y repitamos, para que todos lo tengamos bien clarito, que la educación depende de las autonomías– también señalan que la idea siempre habría sido “que eran puestos con fecha de caducidad”. Bien, vale, puede ser que desde el punto de vista económico tengan, desde luego, tal y como están las cosas, sus razones y de paso, ¿qué tal si los medios castellano-manchegos les preguntáramos a los nuestros qué planean a este respecto? pero,… ¿no nos hemos cansado de repetir por activa y por pasiva que tanto en lo referente a la sanidad como a la educación las cosas tienen, y mucho, que cambiar? Pues hagámoslo: busquemos el dinero bajo las piedras fiscales o gestionales o donde demonios sea y mantengamos al menos ese aumento de plantillas y no con carácter precisamente provisional sino permanente. Porque, aunque por esos mismos responsables siempre, ya les digo, según el reportaje del señalado diariose argumente que con la caída del alumnado que se vendría produciendo y a su juicio se agudizaría en próximos cursos ocurriría que “solo con mantener el número de profesores ya se mejore la ratio de alumnos por aula” y añadan que la gran apuesta pasaría por “desarrollar la Formación Profesional y el primer ciclo de Infantil, lo que exigirá concentrar las contrataciones en estas dos etapas, además de en ampliar los programas de refuerzo PROA para alumnos con dificultades, que también financia el ministerio” la comunidad educativa bien querría, pero más que seguro, que esa materialización en este curso de esa su reivindicación histórica de reducción de las ratios no tuviera vuelta atrás. Pues a por ello ¿no? A exigirlo.

Artículo publicado en Las Noticias de Cuenca edición impresa del viernes 30 de abril de 2021 y en la edición digital


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL JUEVES 21 PRESENTO NUEVO LIBRO CON ACUARELAS DE MIGUEL ÁNGEL MOSET

Árboles

Nosotros, los del Sur